Versión Escritorio

Ir a la versión de escritorio

Opinion

Reparen el error

Fernando A. Herrera M. | Jueves 12 Octubre 2017 | 00:39 hrs

El año venidero tendremos una elección, por primera vez, concurrente; es decir, elegiremos a las autoridades federales y a las del estado que acceden a sus posiciones de servicio público mediante el voto popular. Para los cargos federales competirán por la Presidencia de la República, la Integración del Congreso de la Unión, con sus dos Cámaras, la de Senadores con 128 y la de Diputados Federales con 500. En el caso de nuestro estado de Chihuahua elegiremos en elecciones intermedias a los 67 nuevos Alcaldes con todo y su Planilla de Regidores, a los 67 nuevos Síndicos, que deberán realizar una campaña diferenciada y su boleta llevará la fotografía de los aspirantes, de igual manera elegiremos a los 33 diputados al Congreso del Estado para los siguientes tres años, en todos los casos mencionados, a salvo el Presidente y Senadores que duran en su encargo seis años.

Las boletas serán entregadas a los ciudadanos en una casilla integrada por ciudadanos elegidos por el INE, que agregará a dos funcionarios más para que se hagan cargo de la contabilización de los votos relativos a la elección estatal. Como usted sabe, en una casilla hay cuatro funcionarios y tres suplentes, ahora se agregarán esos otros dos, uno como segundo secretario y el otro como escrutador. Usted recibirá seis boletas para votar: una para Presidente, otra para Senadores, una más para Diputado Federal; luego, otras tres, una para la planilla que encabezan los aspirantes a Presidente Municipal, otra para Síndico, y una para Diputado Local. De esta manera la ciudadanía sale ganando pues sólo tendrá que ir a votar dos veces cada seis años, cuando antes tenía que hacerlo cuatro veces cada sexenio, dado que se elegían a los funcionarios federales en fechas y años distintos de los de nuestro estado. Un tema en el que debemos agradecer a quien haya tenido la idea de volverlas concurrentes. Mucho tiempo se defendió la idea de que las elecciones eran distintas, que una elección federal era más fría si se trataba de elegir diputados, y más participativa cuando involucraba la elección del Presidente y el Senado, además de los diputados federales. En cambio las del estado siempre son calientes porque lo más cercano a la gente son los presidentes municipales y se eligen en cada ocasión. Ahora hasta puede reelegirse por una sola vez, al igual que los diputados. Chihuahua pudo haber elegido un gobernador por dos años, por única vez, como lo hizo el Estado de Veracruz, pero se decidió que fuera por cinco, de tal manera que las elecciones generales del estado, cuando se elige también al gobernador, se empatarían con la intermedias federales que es cuando sólo se elige a los diputados federales. La decisión resulta en detrimento del estado, dado que el gobernador actual está trabajando con Peña Nieto dos años, y luego trabajará con el que gane los siguientes tres. En adelante cuando elijamos gobernador por seis años, trabajarán tres años con un presidente y otros tres con el siguiente. De ahí que la desventaja para Chihuahua sea que se tenga que establecer dos veces en un mismo sexenio la relación con el Presidente de la República y su gabinete. Es a todas luces un despropósito. No se entiende en qué cabeza se dio la mala idea de que el gobernador chihuahuense tratara con dos equipos, con dos presidentes de la república. En fin, ya está hecho, pero, Don Javier pudiera, si él quiere, antes de terminar su quinquenio, legislar y modificar la constitución de nuestro estado para que en el 2021 sea elegido un gobernante por tres años, otra vez, por única vez, para que ya en el siguiente ejercicio electoral se elija al gobernador por seis años y así pueda trabajar los seis años completos con un presidente de la república y su gabinete. Se dice que un gobernador se tarda un año en acomodarse con un gabinete federal, pues los nuestros tendrán que hacerlo dos veces, así que mejor que se le ponga remedio de una buena vez. No en este año, ni en el siguiente, pero sí con el tiempo suficiente para convertirlo en ley antes de que Don Javier nos diga adiós.

[email protected]

Tambien te puede interesar